El hombre no está hecho para la derrota… un hombre puede ser destruido, pero no derrotado.

Loma Alta, ¡A levantarse se ha dicho!

Los sinsabores en el futbol existe, esas son alegrías en los triunfos y lágrimas en las derrotas, nuestro equipo acaba de ascender a una categoría mayor, ante ello debemos de entender que para llegar a la excelencia se llevara un proceso lento, hemos perdido los partidos con la frente en alto, a todos los equipos les hemos jugado al tope, tenemos llegadas a la portería pero nos ha faltado la contundencia, ayer en el partido que perdimos dos cero contra la Modelo, nos dimos cuenta que existe desconfianza a la hora de construir y por supuesto a la hora de definir, sin embargo estamos todavía a tiempo de recomponer el camino del triunfo, el de comprometerse a sí mismo de que se puede y que nada es imposible
¡Porque cuando alguien triunfa es porque se esfuerza, la suerte no tiene nada que ver con el éxito, esa, que llaman suerte, simplemente es para los perdedores!