Muy cerca, el fin de Almaraz Smer…

Por José Ángel Solorio Martínez

La cárcel está muy cerca, del candidato a la alcaldía del PRI en ciudad Victoria, Tamaulipas, Oscar Almaraz Smer. Mil 300 millones de pesos, es el quebranto de los fondos del retiro de trabajadores al servicio del estado que ha encontrado la Contraloría del gobierno de los vientos del cambio. La línea de los sabuesos gubernamentales, llega desde del gobierno de Eugenio Hernández Flores, hasta el de Egidio Torre Cantú.
La indagación, involucra al Tesorero General del estado de Tamaulipas en la administración de Hernández Flores, hoy preso por lavado de dinero y otros ilícitos, Almaraz Smer.
El dinero desaparecido, lastima a más de 44 mil burócratas tamaulipecos.
El evento salió a flote desde que se inició la entrega-recepción de la administración pero es hasta hoy que se tienen las pruebas concluyentes para hacer las denuncias respectivas.
Esa circunstancia, hunde aún más al ex gobernador preso: tendrá otro proceso más que enfrentar en reclusión.
A dos semanas de la elección, el atraco al fondo de los trabajadores, -más del 20 por ciento de esos 44 mil, son victorenses- boquetea al aspirante priista en la búsqueda de su reelección. Tanto está afectando esa información, que la alarma entre los jerarcas priistas está haciendo pensar en el relevo del candidato por otro con el rostro más limpio.
Ante el nuevo escenario, se configuran como opción viables para ciudad Victoria, el candidato de MORENA, Eduardo Gattás y el panista Xico González. A pesar de que Almaraz Smer, había intentado permanecer con bajo perfil, el pasado lo alcanzó.
Mil 300 millones de pesos, son muchos.
Y más, cuando se retiraron del fondo de pensiones.
Almaraz Smer, es el último eslabón de la especie de mafiecita del poder que se configuró en Tamaulipas desde el arribo a la gubernatura de Manuel Cavazos Lerma en 1992. Unos andan huyendo en otros países, otros están presos por sus excesos con el presupuesto que el pueblo les encomendó.
¿Qué futuro le depara a Almaraz?..
Fue tan evidente el atraco a los dineros de la burocracia, que se puede aventurar con una sólida certeza: la cárcel.
Negro futuro para uno de los más ambiciosos políticos que ha dado la capital del estado.
Muy negro: la bolsa con mil 300 millones, como si estuviera atada a su cuello, lo está arrastrando al fondo del fétido cieno en que se transformó su presente…